Del cielo y de la tierra

delcieloCuentos para contar con música.

Autores: S. Alemany -Violeta de Gainza- Irma G. de Wells.

Editorial: Guadalupe

Cada vez es más frecuente entre nosotros la utilización de los llamados “cuentos musicales” en la enseñanza de la música a los niños pequeños. A pesar de las reticencias que aún albergan con respecto a los mismos algunos educadores experimentados, toda duda parece desvanecerse cuando nos remitimos al niño y observamos con cuánta alegría e interés recibe y dramatiza los relatos que incluyen música y movimiento.

Si el niño ama el cuento, y a la vez ama la música, la validez de una síntesis equilibrada de ambas “experiencias” es incuestionable. Más aún: si la música constituye un lenguaje casi tan genuino como el lenguaje verbal en el niño pequeño, uno puede llegar a preguntarse por qué no tienen música todos los cuentos. La observación nos muestra, sin embargo, que en general los cuentos comunes poseen una parte sonora potencial o implícita que todo buen cuentista sabe percibir y desentrañar, traduciendo en una variedad de manifestaciones sonoras -onomatopeyas, juegos vocales, tarareos, ritmos diversos, golpeteos- que alegran y vivifican el relato.
Música y movimiento podrían llegar pues a constituir un aspecto esencial, inseparable del relato para niños, siempre que estuvieran profundamente integrados con el tema literario. De hecho caerían fuera de estas consideraciones aquellos cuentos musicales que carecen de una verdadera trama literaria, por ser ésta un mero pretexto para hilvanar una serie más o menos arbitraria de canciones y movimientos.

Continuar Leyendo     »