El poder de la música

logohead_originalDiario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 29/03/2009

El Poder de la Música.

Domingo 29 de Marzo de 2009 18:57 | Los sonidos generan en los seres humanos sensaciones que no varían demasiado por diferencias geográficas o etarias. Es por eso que la música se aplica para terapias específicas, para trabajar con personas en conflicto con la sociedad o en tratamientos para niños con capacidades especiales. Video.

Alex, el controvertido personaje de “La naranja mecánica”, acompaña sus estados de violencia y de paz con el “Himno a la alegría” y la “Novena Sinfonía”, de Beethoven, pero también con la melodía de “Cantando bajo la lluvia”. Suena “The End”, de The Doors, y “Las cabalgatas de las Walkirias”, de Wagner, cuando los helicópteros del Noveno batallón de la Primera División de Caballería bombardean un poblado vietnamita, en “Apocalipsis Now”.
Estas famosas imágenes que permanecen en el inconsciente colectivo no están solas, sino acompañadas, necesariamente, por esas melodías, por esos ritmos, algunos de los cuales anuncian la tragedia. Observamos las imágenes y nos suenan las melodías; escuchamos a estas, y evocamos las imágenes.

Continuar Leyendo     »

“Tiene un efecto terapéutico en los internos del penal y es eficaz sobre la conducta”

logohead_originalDiario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 29/03/2009

El Poder de la Música.

Domingo 29 de Marzo de 2009 19:59 | El director del Coral Urquiza explicó la importancia de las expresiones artísticas en el estado anímico de los presos.

“La música es capaz de transmitir todo tipo de sensaciones; sólo hace falta predisponerse a escuchar, y dejarse seducir por ella”, describió Gerardo Calderón, director del Coral Urquiza, una agrupación de los internos del penal Villa Urquiza.
“Tiene un poder terapéutico importante en el recluso. Uno los recibe con muchas dificultades, empieza a trabajar con ellos desde la música y se produce un cambio en su conducta. Aunque sea difícil llevarlos a la calma, se terminan relajando, se les hace más fácil sobrellevar lo que están viviendo”, continúa Calderón, que procura elegir canciones que levanten el ánimo a los internos. “El hecho de perder la libertad los tira terriblemente. Entonces, a través de los talleres artísticos se sienten más libres y tranquilos. La canción se vuelve esperanzadora”.

Continuar Leyendo     »

La percepción del ritmo es el primer contacto con el entorno

logohead_originalDiario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 29/03/2009

El Poder de la Música.

Domingo 29 de Marzo de 2009 18:59 | Para percibir las imágenes es necesario un esfuerzo mayor, analiza el psicólogo Marcos Soria. Los psicóticos.

A diferencia de otras expresiones artísticas, como la pintura o la literatura, la música tiene un efecto inmediato en el cuerpo y, antes de empezar a interpretar qué es lo que quiso decir el músico con su obra, los sonidos ya produjeron sensaciones a nivel físico.
Es que la percepción del ritmo, según explica Marcos Soria, es uno de los primeros contactos que las personas tienen con su entorno y desde que la persona está en el útero materno percibe sonidos. “Creo en la hipótesis de la existencia del psiquismo en la vida intrauterina; durante nuestro período de gestación ya percibimos algunos sonidos como el latido del corazón. De alguna manera traemos el ritmo incorporado. En cambio, para percibir imágenes es necesario un esfuerzo mayor, nos agarra más descuidados, por así decirlo”, sostiene Soria, que es psicólogo y músico.

Continuar Leyendo     »

Las imágenes no sólo llegan por los ojos sino también por los oídos

logohead_originalDiario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 29/03/2009

El Poder de la Música.

Domingo 29 de Marzo de 2009 19:09 | Dos no videntes contaron sus experiencias y las sensaciones que les producen los sonidos. Recuerdos de la infancia. Los estados de ánimo.

Si bien la ceguera significa para algunos la pérdida total o parcial de uno de los sentidos más importantes del ser humano, aun existen diferentes maneras de “ver”. La acepción “ver con los oídos” puede sonar un poco paradójica e inexistente. Sin embargo la realidad cotidiana de los no videntes ha demostrado que las imágenes no sólo llegan a través de los ojos, sino que muchas veces se generan en los estribillos de una canción de verano o en los acordes sibilantes de un atronador solo de guitarra. A fin de cuentas, está comprobado científicamente que si un bebé pierde la vista es capaz de desarrollar un oído absoluto.

Continuar Leyendo     »

“Es el único lenguaje universal, porque no necesita ninguna decodificación”

logohead_originalDiario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 29/03/2009

El Poder de la Música.

Domingo 29 de Marzo de 2009 20:03 |

“La música expresa los movimientos del alma”, dijo alguna vez Aristóteles. Y la frase no perdió vigencia.
“Lo maravilloso de la música es que es el único, pero el único lenguaje que tenemos los seres humanos para comunicarnos universalmente. Todos los demás adolecen del gran detalle de la decodificación de datos; la música no, porque está jugando con un código afín a todos, la emoción”, explicó el cantautor Lucho Hoyos. “Es totalmente reconocible para nuestras percepciones las vibraciones de alegría, dolor y angustia. Y por eso podemos prescindir del idioma para interpretar lo que nos dice Lennon en su “Imagine”, y basta con escuchar la musiquita”, describió el folclorista.

Continuar Leyendo     »

Una Babel de trinos y de alados saltimbanquis

logohead_originalDiario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 29/03/2009

El Poder de la Música.

Domingo 29 de Marzo de 2009 19:07 | Análisis. Por Roberto Espinosa – Redacción LA GACETA.

EspinosaSe paró en el ombligo de la plaza Urquiza. Cerró los ojos. Hizo un silencio. Comenzó a silbar hasta convertirse paulatinamente en una suerte de “Cuchi chalchalero”. A los pocos minutos los pájaros lo rodearon. Se le subían a los zapatos. Los más osados se posaban en los hombros. En la cabeza, abriéndole surcos en la gomina. Una Babel de trinos y alados saltimbanquis alborotaban el mediodía. “Ahora nos vamos a divertir un poco”, dijo. Empezó a silbar un poco más abajo del tono. El desconcierto se apoderó de la turba emplumada, mientras Gustavo Leguizamón carcajeaba con fervor.
Corría el año 88. Media hora antes, en el entusiasmo de la entrevista, el pianista y compositor salteño había sugerido: “La Universidad de Tucumán que tiene una Escuela de Música tan importante, debería tener un taller de pájaros para que sus alumnos aprendieran de la observación y la escucha. Cuando era chango, mi mama tenía una pajarera y por ahí, se le callaba un chalchalero. ‘Si me das un peso te lo hago cantar’, le decía y siempre ganaba la apuesta. Yo me pongo a silbar y los tengo a los pájaros al ratito a mi alrededor…” Leyendo mi expresión de asombro, dijo: “¿Que no me creís, Espinosín? ¿Dónde hay una plaza cerca?” Rumbeamos a la Urquiza. En el camino, lanzó varias carcajadas: “Alguien definió la música como la combinación de los sonidos. Vino otro y le agregó los silencios. Hasta que llegaron los rockeros y le pusieron los ruidos”.
La música no necesita de palabras para comunicar, para desencadenar sentimientos, estados de ánimo, sensaciones, no sólo en las personas. Tal vez porque todos llevamos un coyuyo en el corazón.

La Gaceta