Para divertirnos cantando

para_divertCancionero recreativo para escuelas y campamentos.

Editorial: Ricordi.

La música es ante todo un lenguaje con el cual nos expresamos y nos comunicamos. Sólo cuando esta forma de expresión natural alcanza niveles de calidad superiores adquiere categoría de obra de arte. A través de la educación, los individuos enriquecen progresivamente su sensibilidad a partir de lo trivial y cotidiano.

Un cancionero folklórico o popular suele reflejar esa multiplicidad de calidades y aspectos individuales a través de los más variados giros poéticos y musicales. Encontraremos canciones que corresponden a distintos estados de ánimo, de humor, de mayor o menor profundidad o elevación.

Buena parte de mi colección de canciones -precioso arsenal acumulado a través de los años, de amigos y viajes- encontró adecuada ubicación en recopilaciones anteriores. Quedaban, sin embargo, por difundirse aún algunas melodías predilectas, en su mayor parte pertenecientes al cancionero tradicional español, tan próximo a nuestro origen y sensibilidad.

Aprovecho ahora para introducirlas junto a otras de diverso origen entre las que se cuentan clásicas canciones de campamento, pegadizas melodías europeas con textos originales, traducciones o nuevos textos en castellano, canciones y textos inéditos compuestos por amigos y por profesores en mis cursos pedagógicos, canciones creadas por mis pequeños alumnos (incluso algunas pocas en idioma inglés) y, en fin, un reducido número de cánones y canciones tradicionales argentinas y americanas que no llegaron a integrar las citadas colecciones de materiales anónimos.

Continuar Leyendo     »

La Educación Musical en el siglo XX

revista_chilePublicado en la Revista Musical Chilena, No 201, enero-junio 2004. Universidad de Chile. Facultad de Artes.

La educación musical en el siglo XX (1)

por Violeta Hemsy de Gainza.

Cada vez que nos reunimos con profesores de música corroborarnos que éstos siempre están deseosos de aprender nuevos recursos para aplicar en el aula, además de recibir materiales, técnicas e ideas que les ayuden a optimizar su trabajo. Esto es por cierto sumamente positivo, pero conviene recordar que la educación musical no es diferente de otros campos del conocimiento y, por lo tanto, sobre todo en la época en que vivimos, cuando se consigue un empleo o se realiza una tarea específica es primordial conocer qué es lo que realmente se hace, para quién se trabaja, por qué se trabaja… Y en caso de no poder renunciar, por motivos de necesidad, a determinada actividad a la que no se adhiere enteramente, es necesario saber de qué manera proceder, hacia dónde apuntar, con qué personas y de qué manera asociarse y colaborar, etc.
El siglo XX fue una época de descubrimientos e invenciones, con un ritmo inédito a través de la historia. Fue el siglo del psicoanálisis, de los vuelos espaciales, de la radioactividad, la tecnología, la informática, la ecología… Desde el punto de vista de la educación musical, también podría ser denominado “el siglo de los grandes métodos” o “el siglo de la Iniciación Musical”. Hoy en día, cuando a un especialista en informática, por ejemplo, le preguntamos: “¿Cómo se encuentra posicionado nuestro país en el tema?”, en general nos responde que, en cuestiones de desarrollo, nos encontramos “más o menos, dos o tres años retrasados respecto de Francia”. “Y Francia ¿cómo está ?”…,” dos años detrás de los Estados Unidos de Norteamérica”. Algo semejante acontece cuando se focaliza la educación general o la educación musical, en particular; estas especialidades también van detrás del carro, siguiendo a los países líderes en materia de innovaciones.

Es nuestro propósito proponer, a continuación, desde la óptica de la educación musical, una secuenciación provisoria de los desarrollos pedagógicos que se sucedieron en nuestros países a lo largo del siglo XX.

Continuar Leyendo     »