Subversivas en Iguazú: Crónica de un incidente

Enviar una Copia de 'Subversivas en Iguazú: Crónica de un incidente' a un Amigo

* Required Field






Separate multiple entries with a comma. Maximum 5 entries.



Separate multiple entries with a comma. Maximum 5 entries.


E-Mail Image Verification

Loading ... Loading ...

2 comments to Subversivas en Iguazú: Crónica de un incidente

  • Rubén Darío Flores

    Ethel y Lily y comunidad de FLADEM
    Acabo e retornar de un paseo por un x lugar de España con un sentimiento de reconfirmación de mi antiturismo.De hecho,la arqueología facilista, la pseudo-ecología, y la irritante muestra de las «musicas del mundo» comercializadas por Putumayo y todos los mercaderes del exotismo no son mas que anzuelos culturalistas que recuerdan los aberrantes traslados de los obeliscos de Karnak a Roma en tiempos de los emperadores, el Partenón de Atenas a Frankfurt, o la Victoria de Samotracia al Louvre en las campañas napoleónicas. Por supuesto que no puedo dejar de mencionar lo irritante que resulta ver en el Museo de América el original de uno de los códices que contienen lo mas elevado del pensamiento de los mayas clásicos de Mesoamerica, y podría seguir citando ejemplos de que el expolio cultural ha sido y sigue siendo la tonica de las muestras de las culturas del mundo.
    El incidente que ustedes dos vivieron y en el cual dignamente reacciaron con la estatura que da la madurez de los principios del FLADEM y de sus profesiones como educadoras me dejó helado.
    En realidad la sola muestra de que para ver ese tipo de espectáculo haya que viajar hasta el norte de la Argentina muestra una herida que no ha cicatrizado. Y es que los Guaranies pertencen a ese lado pobre del atlántico sudamericano como resultado de la opresión que los imperialismos sometieron al Paraguay a través de la mal llamada Guerra de la Triple Alianza (1864-70) en donde la Argentina,el Brasil y el Uruguay de entonces ahogaron un proceso progresista de los paraguayos y le dejaron incluso sin una salida al mar. (lo mismísimo que pasó en la Guerra del Pacífico con Perú, Bolivia y Chile)
    La cultura guaraní permaneción casi intacta y hoy por hoy es la carta de presentación de los paraguayos y de los argentinos llamados «nortinos». Esa condición hace que los mercaderes de «lo cultural» aprovechen para explotar ese exotismo que no es mas que la explotación de la miseria de la pobreza. (perdón si caigo en un oximorón»
    Además, el incidente puede servir como un punto de inflexión para potenciar el debate, la investigación y la acción sobre los sistemas educativos en torno al tratamiento de la interculturalidad,ya que ese problema lo tendremos ejemplificado a lo largo y ancho de nuestro subcontinente.
    Atentamente y con expectación:

    Rubèn Darìo Flores

    P.D. Sin embargo, sí que son majestuosas las Cataratas de Iguazú ¿No?

  • Gladys Marcora

    Estimado Rubén Darío, la explotación de la pobreza como Ud. la llama, es algo habitual en nosotros. No hay que ir hasta Iguazú para ver como comunidades aborígenes son expuestas para beneficio de los agentes turísticos, que la muestran como parte del paisaje como si ésta misma por propio des (a)tino fuera condición sine qua non de los pueblos nativos; si asi no fuera perderían interés comercial y turístico. También podemos viajar hasta el sur del conurbano bonaerense y asistir a esos curiosos espectáculos «under» donde niños, solos o en grupitos, nos cantan una canción vieja, de esas que se aprendían en las escuelas sobre San Martín, para que los aplaudamos y les demos a cambio alguna moneda. Sin embargo nadie hace nada por ellos, ni las familias empobrecidas, ni las escuelas, ni el estado, mucho menos el turismo local.
    Tal vez por esto mismo hemos perdido nuestra capacidad de asombro ante la violencia implícita impuesta a esa marginalidad sometida y denigrada (más), junto con la solidaridad, la conciencia social y los ideales de una sociedad mas justa. La naturaleza, se dice, es sabia, los hombres evidentemente NO.
    Quizá esos coros que escuchamos, esas voces tímidas y sin redención, sean el canto del cisne para todo lo que, en esta sociedad consumista, globalizada, conectada, pero sobre todo atada a la mas parcial de las indiferencias, se esta muriendo.