Citas al Azar

La Universidad de Tucumán que tiene una Escuela de Música tan importante, debería tener un taller de pájaros para que sus alumnos aprendieran de la observación y la escucha.

   Gustavo Leguizamón
  Una Babel de trinos y de alados saltimbanquis

Obra didáctica para piano: Violeta Hemsy de Gainza

articulo_pianoObra didáctica para piano: Violeta Hemsy de Gainza.

Las obras “PIANO A CUATRO MANOS (Libros 1 y 2)” y “PIANO JOVEN” presentan materiales de lenguaje musical* orientados al logro de dos objetivos básicos de la Didáctica del Piano en el nivel inicial:

Satisfacer las expectativas del alumno de tocar el piano: conocer y ejecutar piezas que le suenan musicalmente agradables y, jugando con los sonidos en el instrumento, producir sus propias invenciones.
Familiarizar al niño con el instrumento e iniciarlo en el conocimiento de la música, a través de un abordaje directo que, a partir de la acción corporal y el afecto, estimule su desarrollo mental.
- EL ALUMNO EJECUTA TROZOS MUSICALES CONOCIDOS Y, A LA VEZ, IMPROVISA Y COMPONE EN EL PIANO

El enfoque didáctico parte de la motricidad. Igual que cuando dibuja, modela, baila o aprende una lengua extranjera -o la propia-, en la clase de piano el principiante realiza dos tipos de actividades complementarias, que contribuyen a fomentar su autonomía y su desarrollo personal:

  1. Reproduce modelos preestablecidos: Ejecuta pequeños temas y piezas del repertorio clásico infantil, y al mismo tiempo juega y toca divertidos juegos musicales tradicionales.
  2. Realiza sus propias producciones musicales: A partir de un amplio repertorio de propuestas de carácter lúdico y exploratorio, el alumno moviliza sus dedos en el teclado y produce formas y estructuras sonoras, inventadas libremente o inducidas mediante historias, relatos, juegos e interacciones con sus compañeros o con el profesor.

El entorno musical, que hoy rodea a los niños y jóvenes que habitan en las ciudades, está integrado por materiales y ejemplos típicos de la música de tradición occidental (tonal-modal), melódica y métricamente estructurados y, al mismo tiempo, por manifestaciones sonoras características de los lenguajes “contemporáneos” de la música culta y popular. Cualquier propuesta pedagógica actualizada de formación instrumental debería, por lo tanto, tener en cuenta el “bilingüismo” reinante.

Esta integración básica de lenguajes se encuentra reflejada a través de un enfoque pedagógico-musical que incluye, por una parte, los juegos y pequeñas piezas de repertorio de extracción tonal que le permiten al niño conocer, ejercitar y concientizar las estructuras rítmicas y tonales básicas. Simultáneamente, el estudiante dispondrá, para sus exploraciones e invenciones sonoras, del ámbito sonoro más extenso que le ofrecen el piano y los modernos instrumentos de teclado (teclas blancas y negras, diferentes registros, timbres, etc.).

- A TOCAR EL PIANO SE APRENDE TOCANDO

Así como desde la práctica se aprende a jugar al fútbol, a hablar una lengua extranjera, a rasguear la guitarra, a manejar un ordenador, una cámara o un teléfono móvil o a navegar por Internet, es natural inducir que “a tocar el piano se aprende tocando”. Cualquier persona debería tener la posibilidad de incorporarse al mundo de la música y de los instrumentos, del mismo modo en que hoy se abordan, en la etapa inicial, un número cada vez mayor de aprendizajes.

El “juego” del piano, el aspecto deportivo del toque, es tan importante como la música misma que se ejecuta. En realidad, los dos aspectos se encuentran íntimamente relacionados: el alumno que conoce cierta música, porque ha visto a otros tocar o porque está habituado a escuchar, se sentirá especialmente estimulado para aprender a jugar.

Es tiempo ya de dejar atrás la tediosa etapa en que, para acceder a la música y a la ejecución instrumental, los alumnos debían comenzar conociendo la teoría, los códigos musicales y las bases de la técnica. No cabe duda de que estos importantes desfases en la cadena del conocimiento sólo lograron complicar y desvitalizar la experiencia sonora, produciendo irreparables frustraciones en las filas estudiantiles.

- EXPERIENCIA Y APRENDIZAJE

El “modelo artístico” en la educación musical se apoya en el hacer. A través del toque instrumental, el alumno aprende música y a la vez adquiere los conocimientos básicos relativos al lenguaje sonoro.

Abordando el teclado en forma directa, sin temores ni prejuicios, el alumno construye una relación positiva, de confianza, con el instrumento, que le permitirá asimilar con facilidad las distintas experiencias musicales que se presentan.

A través de un enfoque creativo y consciente, sin prematuras restricciones de carácter teórico o técnico, el niño se inicia en la ejecución vocal e instrumental, mientras juega, se expresa musicalmente y desarrolla un amplio repertorio de habilidades motrices.

Los dedos tocan, el oído escucha y aprende, la mente relaciona –compara lo que se hace con lo que suena- y extrae valiosas e importantes conclusiones. El oído, aparentemente pasivo pero sensible y atento, se limitará a acompañar acción durante las primeras etapas en el proceso de musicalización a través del instrumento.

Paralelamente, en forma sistemática y graduada, el alumno se familiariza con los elementos y estructuras del código de graficación musical. A semejanza de lo que le sucede con el lenguaje hablado, los números o la informática, aprenderá a relacionar sus ejecuciones en el instrumento con la correspondiente notación musical.

El conjunto de experiencias musicales básicas que el estudiante desarrolla en esta etapa sobre el teclado, conforma un aprestamiento integral que le permitirá abordar sin esfuerzo, posteriormente, las tareas más complejas o sutiles que, desde el punto de vista corporal e intelectual, requieren los estudios musicales más avanzados.

- MÚSICA Y ESTRUCTURA

Tradicionalmente, la enseñanza-aprendizaje del piano estuvo centrada en la notación musical de carácter puntual, es decir, en la lectura de notas individuales y no de diseños o conjuntos de notas y figuras rítmicas. Este enfoque provocó una correlativa fragmentación en el conocimiento de la obra y, por ende, en la ejecución instrumental por parte de los estudiantes.

Así como para el actor es esencial comprender el texto que se propone interpretar, el músico necesita obviamente captar la coherencia, el sentido, del discurso sonoro. El reconocimiento de la existencia de cierto itinerario o plano de desarrollo en la obra musical es una condición básica, tanto para la interpretación musical de la obra como para la formación del criterio estético en el estudiante.

La organización estructural de la obra, tal como lo establece la notación musical, resulta igualmente perceptible a través del toque: cualquier ejecutante mínimamente experimentado tiene conciencia de la forma espacial y motriz que la obra presenta al ser ejecutada en el teclado. Las estructuras visuales, los modos de acción sobre el teclado, a semejanza de los grafismos en la partitura, deberán ser reconocidos como tales antes de ser ejecutados por los dedos de ambas manos en el teclado.

El proceso de enseñanza-aprendizaje apunta a transmitir al estudiante, desde el comienzo mismo del proceso de musicalización, las actitudes y habilidades básicas para un desarrollo rápido y eficaz de esta capacidad de captación estructural (comprensión, lectura y valorización integral) de la obra artística-musical. Con el fin de influir en la captación de las estructuras musicales por parte del alumno, el pedagogo recurrirá a una serie de herramientas didácticas de carácter audio-visual –grabaciones, notas escritas, marcas, gráficos, diseños, formas, explicaciones, metáforas, etc.- que refuerzan la participación activa del estudiante en su propio proceso de musicalización y aprendizaje

Porque es importante desarrollar en el alumno la capacidad de una lectura musical inteligente, se comienza poniendo el acento en acciones musicales capaces de motivarlo; para que, desde el ejercicio real y concreto del lenguaje sonoro, se interese en los procesos de codificación y decodificación musical y participe activamente en ellos.

Porque es esencial sentar las bases para el desarrollo de una técnica saludable y natural, se estimula al alumno para que comprenda el trabajo que realizan sus dedos, en el contexto de acciones integradas, con un claro sentido artístico, motriz y sonoro.

Todas las condiciones mencionadas serán decisivas para la adquisición y el desarrollo de una memoria inteligente y duradera, basada en la comprensión del todo (de lo global a lo particular) y no en la mera repetición de las partes (de lo particular a lo global). Para el logro de una actitud serena y segura frente a la ejecución y la interpretación musical, estas tareas deberán ser enfocadas integralmente y de manera ordenada, para evitar las sorpresas y los sobresaltos a que suelen estar sometidos quienes siguen pensando la ejecución musical como algo asociado a cierta cuota de imprevisibilidad y misterio, que poco o nada tienen que ver con el ejercicio maduro del arte.

Violeta Hemsy de Gainza

Buenos Aires, Setiembre 2006

- BIBLIOGRAFÍA – Obras para la enseñanza del piano de Violeta Hemsy de Gainza

Editorial Dinsic – Barcelona

- Piano a cuatro manos – 18 pequeñas piezas y juegos musicales para principiantes (2003)

Libro 1: En Do

Libro 2: Con teclas blancas y negras

- Piano joven – Piezas originales compuestas por niños y adolescentes para enseñar y aprender por lectura o sobre el teclado (2006)

Otras publicaciones

- A jugar y cantar con el piano – Iniciación a la enseñanza Instrumental (con Guía Didáctica) (1987). Editorial Guadalupe. Buenos Aires

-La improvisación musical (1983). Ricordi Americana. Buenos Aires

- La iniciación al piano (incluye cassette) (1993). Pedagogías Musicales Abiertas (edición de la autora). Buenos Aires.

- Método para piano – Introducción a la música. Volúmenes I, II y III (1977). Ed. Barry. Buenos Aires

- Música para niños compuesta por niños – Repertorio de dificultades progresivas para la enseñanza del piano. Volúmenes I y II (1983). Editorial Guadalupe. Buenos Aires.

- Música y Eutonía – El cuerpo en estado de arte (En colaboración con Susana Kesselman) (2003). Grupo Editorial Lumen. Buenos Aires.

- Nuestro amigo el piano – 50 piezas para niños compuestas por niños (1970). Ricordi. Buenos Aires.

- Palitos chinos (chop-sticks) – Para la iniciación al piano (1986). Ed. Barry. Buenos Aires

- Piezas fáciles para piano de los siglos XVII y XVIII.

-Primera Parte: Muy fácil / Fácil (1976). Editorial Ricordi. Buenos Aires

-Segunda Parte: Mediana dificultad (1977). Editorial Ricordi. Buenos Aires.

* Lenguaje musical: producción expresivo-musical, espontánea o dirigida, de rápida comprensión y positivo efecto sobre el principiante

Compartir

3 comments to Obra didáctica para piano: Violeta Hemsy de Gainza

  • Gonzalo Cabrera

    Me gustaria que mis hijos aprendan las cosas basicas para tocar piano… tal vez les guste… tienen un teclado y le pican sin orden

  • gabriela Alva

    Me gustaria comprar los el libro de piezas faciles, donde puedo conseguirlo? vivo en mexico d.f. Saludos gracias.

  • Muy interesantes los libros, la musica, como arte que es es capaz de mejorar muchisimo las capacidades, autoestima….

    Recomendable 100%

    Saludos.

Leave a Reply

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>