“Es una experiencia multidimensional”

viole_gaceta08Diario La Gaceta. San Miguel de Tucumán. 22/06/2008

El poder de la música se extiende a toda la persona, según Violeta Hemsy, musicóloga.

“La música tiene vínculo, tiene emoción. Yo le llamo una experiencia multidimensional”, afirma la pedagoga musical tucumana Violeta Hemsy de Gainza (foto). Reconocida internacionalmente por sus estudios, conferencias y publicaciones en educación musical, la especialista habló con LA GACETA sobre la importancia de la música en la enseñanza básica y profesional por los efectos físicos y psíquicos positivos que tiene ese arte en la vida de las personas.

– ¿Es real que la música es capaz de modificar conductas y producir cambios físicos?
– Sí, lo es. Y está muy estudiado principalmente desde la musicoterapia a través de cambios registrables de investigaciones realizadas en todas las edades.

– ¿Qué alcance tiene el poder de la música?
– Es una actividad que tiene tanto poder, que se extiende a toda la persona. Puede influir en una depresión, en un discapacitado, en un enfermo… El poder viene de aquello de lo que fue investida la música y es una pregunta que, desde hace siglos, filósofos y pensadores trataron de responder. Lo innegable es la importancia que tiene porque toca tanto a las personas: el intelecto, las emociones…porque es portadora de energía, como dice la psicoanalista norteamericana Susan Lander, puede herir, mover o sensibilizar. A tal punto, que así como puede influir positivamente en todo (como sostiene el neurólogo que realizó las investigaciones sobre el “efecto Mozart”) también puede ser un instrumento de tortura.

– ¿Cuál sería un efecto negativo?
– El sonido puede ser también mortificante. Por ejemplo, a los niños les molestan los ruidos al principio pero con el tiempo y el hábito se acostumbran. Hay personas que, por ejemplo, han llegado a matar a otro por el ruido que provoca, porque la música del otro les perturbaba.

– Entonces, ¿cómo definiría a la música?
– Es algo misterioso, es un arte diferente al resto, es indescriptible porque ayuda al que está solo a sentirse acompañado o al que se siente frágil a no sentirlo. Es una herramienta para la cura y la intervención social. Tiene vínculo, tiene emoción. Yo le llamo una experiencia multidimensional.Es tan valiosa que no hay debate que valga respecto a la enseñanza de música.

– ¿Cuál sería la discusión entonces?
– Hoy en día es insoslayable como contenido académico. Es hora de hacerlo. La música es un lenguaje universal, histórico, que hay que conocerlo y que se puede usar para ir al encuentro de las necesidades: exclusión, droga, desigualdad social. Es un derecho humano. La pedagogía moderna está ausente en las aulas del mundo latino. No, en cambio, en el anglosajón que está muy desarrollada o en los países nórdicos, como Finlandia o Noruega.

– ¿Dónde está la falla?
– Aquí no hay conciencia, ni técnica. Entre nuestras universidades, hay muchas que pese a su prestigio, no son buenas. Si bien, tenemos picos de excelencia también tenemos picos de pobreza cultural, no hay homogeneidad.

– ¿Qué habría que hacer para revertir esta situación?
– Volver a la base, al sentido común, a pensar, a tener autonomía. Nuestro sistema es muy rígido, la enseñanza de música es abstracta y mecánica, como si sólo hubiese que “introducir información en una persona” cuando debiera estar dirigida hacia el vínculo interior de la música con la persona. Hay que leer autores extranjeros pero también a los nuestros. Además, teoría y práctica deben ir juntos. Hay que probar, practicar y reflexionar sobre lo que se hizo.

1 comment to “Es una experiencia multidimensional”

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

*